¿QUÉ SON LOS DERECHOS DEL CONSUMIDOR?

Son el conjunto de principios y normas jurídicas que tienen como objetivo, proteger, promover y garantizar la efectividad y el libre ejercicio de los derechos de los consumidores, así como amparar el respeto a su dignidad y a sus intereses económicos.

Mediante estas herramientas jurídicas, se puede materializar la exigencia de mencionados derechos, de conformidad a las controversias que se presenten entre los vendedores, productores, proveedores, y por supuesto los consumidores, de tal suerte que todo bien, producto o servicio bien sea nacional o importado esté plenamente garantizado y por tanto, en caso de una trasgresión al consumidor, este pueda acudir a la ley procesal para exigir el cumplimiento de las obligaciones enmarcadas en el estatuto del consumidor.

En el tránsito del comercio, según nuestra sociedad de consumo pueden presentarse situaciones, como por ejemplo, la adquisición de un bien, producto o servicio, y puede que eventualmente el producto, bien o servicio no cumpla con las especificaciones, promesas ofrecidas, expectativas o fines por los cuales fue adquirido, o puede ocurrir también, que el producto salga defectuoso en cuanto a su funcionamiento o fin por el cual fue adquirido. Si lo anterior es así, entonces, el consumidor puede hacer uso de sus derechos e iniciar de inmediato las respectivas soluciones del caso.

En los anteriores casos, los consumidores contamos con un cuerpo de leyes que nos protegen y nos avalan para poder realizar los pertinentes reclamos en estos casos y poder ser resarcidos frente al engaño o el incumplimiento. Los Casos comunes en este sentido son la oferta de promociones que no se cumplen, precios que no son reales, productos que no son los exhibidos en folletos o publicidades, productos defectuosos o de segunda línea, reparaciones nulas o mal hechas, entre otros.

Todo este tipo de situaciones están contempladas dentro de lo que se conoce como derecho del consumidor y por lo tanto, el mismo puede ejercer diferentes alternativas jurídicas para que se cumplan sus derechos. Estas herramientas jurídicas, pueden ser muy variadas, y en consecuencia, mediante una simple queja oral o escrita puede activarse el reclamo, y siendo mas exigentes hasta instaurar una acción judicial. No obstante, es deber del consumidor contar con las respectivas pruebas, así como facturas de compra y certificados de garantía, lo anterior, para que el reclamo tenga vocación de proceridad.

Si este es su caso, y considera que un vendedor, productor o proveedor le ha vulnerado alguno de sus derechos, cualquier consumidor colombiano puede acudir a la Superintendencia de Industria y Comercio y presentar una demanda civil, previo a los requisitos de procedibilidad descritos en la ley 1480 de 2011.

 

 



Publicado: 20 de septiembre de 2018


Archivos adjuntos: